Friday, May 15, 2009

Si no le doy cuerda, entiendo, lograré parar el tiempo






Detener el tiempo / Nacho Vegas


De pequeño frente a un calendario pregunté:
"En diciembre, el 31, ¿se acabará el mundo?"
Todos se rieron, yo no sabía por qué.
"Algo más”, oí, “nos queda un poco más".

No me convenció y fui hasta el reloj de la pared.
Si no le doy cuerda, entiendo, lograré parar el tiempo.
Se lo comenté a mi hermano y, él mirándome,
"¿para qué?" me dijo, "¿para qué?".

Por primera vez sentía el miedo de verdad
y aún entonces ya sabía que no me abandonaría.
Y soñé con una multitud siguiéndome
que me gritaba "El tiempo no se puede detener".

Un buen día un carro se detuvo junto a mí,
conducían camaleones de los que ponían canciones
y con ellas decidí que iba a ser capaz
de disponer de toda la eternidad.

Y crecí tratando en vano de desentrañar
todo lo que el miedo esconde
y yo me hundía en el "Blonde On Blonde"
haciendo que los días me duraran mucho más,
mucho más, lo juro, mucho más.

Y aunque el miedo se volviera a manifestar
para entonces ya sabía que no me abandonaría,
y entre libros y canciones un día pensé
que tal vez el tiempo se podría detener.

Vamos bien, dije vamos bien, pero podemos ir aún mejor.
Vamos bien, dije vamos bien, pero podemos ir aún mejor
y entonces descubrí que el miedo esconde
muchos días y aún más noches
que alguien más sensato que yo querría evitar.

Ahora escribo mis canciones y me refugio en,
unas veces, cosas puras y, otras, las drogas más duras.
Sé que no es perfecto pero hoy sí puedo afirmar
que queda más, que queda mucho, mucho más.

Tan presente como el miedo se hizo la verdad
y ahora que los tengo enfrente sé que seguirán ahí siempre.
Y aunque sigan multitudes persiguiéndome,
ahora sé que el tiempo se puede detener,
ahora sé que el tiempo se puede detener,
ahora sé que el tiempo se puede detener.


Desde q escuché esta canción por 1º vez, algo me atrapó. Quise tratar de explicármelo. En ese afán,
le di ene "escuchadas" más, y bueh fundamentalmente porque me resultó inevitable.

La considero mucho más un relato que una canción. El relato, entonces, comienza con un temor infantil; infantil más por lo concreto que por el contenido. Supongo q es común temer a la "inevitabilidad" del tiempo. Pero resulta exquisita esta puesta en escena tan concreta, del temor; "si no le doy cuerda, entiendo, lograré parar el tiempo"...
Luego, el miedo es tan grande, y el tiempo tan abstracto, que lo pone afuera y en objetos....en la multitud con la que sueña.

Bueh luego prueba con una solución nada impresionante, su vocación (la música). Lo impresionante eso sí es que plasma súper bien un rollo psicológico bastante relevante; una de las hipótesis teóricas respecto de la vocación. Esa hipótesis básicamente plantea que aquello que nos ocupe tendrá un sentido "reparatorio" en relación a alguna problemática temprana en la vida -así por ejemplo, y de forma muy simple, un médico puede decidir serlo intentando reparar una y mil veces la vida que su padre perdió cuando él tenía 5 años- y un carácter repetitivo, casi impulsivo.

Y eso en esta canción está súper claro en el rollo de bueh, como no puedo detener el tiempo, entonces lo prolongo en las canciones....y luego en las canciones mismas trataba de entender al miedo, como quien busca, en lo que hace, explicaciones sobre sí mismo....eso sí, llega un punto donde pasa del temor "infantil" al terror existencial "
que alguien más sensato que yo querría evitar"....y ese paso es súper abrupto y de pronto queda un poco confuso....pero tiene sentido.

Y después siguen las cosas choras. Con el tiempo acepta su miedo al problema del tiempo, así como muy asumido; "
y aunque el miedo se volviera a manifestar, para entonces ya sabía que no me abandonaría". Y agrega que ahora, desde su "vocación" ya en pleno desempeño, podría efectivamente repararlo: "y entre libros y canciones un día pensé, que tal vez el tiempo se podría detener"

Creo que toda esta coherencia un poco intuida es la explicación que buscaba a mi afición por la canción....y por supuesto una suerte de pregunta abierta, un espacio vacío que me generó....obvio porque, creo que una canción que no genera espacios, se olvida con facilidad....siempre tiene que abrir o desalojar algún lugar, para que ese vacío resulte llamativo.... y acá Nacho Vegas (con las últimas líneas del párrafo anterior) me dejó la duda instalada......si acaso es posible reparar de verdad, en el fondo fondo del asunto. No quiero buscar respuestas teóricas....tenemos toda una vida para comprobarlo.

2 comments:

Zamuray said...

Si no te conociera pensaría que estás rallando pesado, analizando hasta las canciones con sicología, pero desde que te conozco eres asi, claro, ahora tus argumentos están más sustentados... siguiendo esa hipótesis de la vocación has sido poco comprendida (y creo que si) y toma! casi de sicóloga. Y claro también explica un poco porque no tengo vocación clara. pero bueh son hipótesis.
Yo creo que con el paso del tiempo, solo algunos se sienten capaces de "controlar-aceptar el tiempo", no creo que sea algo común, sino no existiria gente sin vida refugiada en alguna actividad siguiendo su "vocación".

Ambar said...

Mm Zam, no quise decir que el tiempo siempre sea algo ligado a la vocación (quizás si pero no lo había pensado). Acá voy a q en este caso particular la "vocación" de este tipo está relacionada a un temor, y en dicho temor entra a jugar el tiempo (y ahí lo resuelve un poco mediante la música).
Lo digo en relación a tu 2º párrafo.

Wena, me gustan tus comentarios, erís muy bueno plasmándote a tí mismo en ellos....re simple y acertado!