Monday, July 27, 2009

Y crecí tratando en vano de desentrañar...


Muchas veces se me ocurren lo q creo son buenas ideas para escribir en el blog. Pero suelo terminar por no escribirlo. Me cuesta tomar decisiones en torno a las ideas. Creo q eso resume bastante bien algo que me pasa (todo el tiempo). Entonces, acabo escribiendo porquerías en momentos de ansiedad. Intento adecuar el ambiente para esta labor. Pero suelo perderme en ese ambiente creado y despistarme de la labor. Uds. saben, soy lo más despistada q hay. En mí es posible distinguir el ser lunático del pasar larguísimas temporadas en la luna. Por supuesto, pertenezco al 2º grupo.

Me han pasado muchas cosas a nivel de pensamiento en el último tiempo. Pero sería incapaz de transmitirlas. Además, en rigor no sé si quiero hacerlo, pues creo q algunas son en el fondo bastante íntimas, y este blog no lo es tanto, y me gusta q este blog no lo sea tanto.
Pero sin ellas (esas cosas a nivel de pensamiento) el tiempo q hasta aquí ha transcurrido, está vacío. Es decir, no puedo ponerme a mí misma en palabras (a la mí misma del último tiempo) sin todas esas cosas. Y sin embargo no acierto a reproducirlas. Lo maravilloso de todo, es q escribir esto me hace tener una conciencia exquisita de estos procesos y me hace volver sobre ellos y verlos con mayor claridad.

Hoy día un paciente (de esos cuya edad los hace pensar demasiado) me dijo, refiriéndose a su papá: "Nunca lo había visto hablar de amor" y fue una frase que tuvo una fuerza increíble. Porque él puso el acento en el no haberlo visto antes....y en realidad la potencia del contenido estaba en el amor....y fue increíble comprobar esta idea de forma tan simple como insistir en su propio acento ("tú nunca lo habías VISTO...") y esperar a que él entonces desviara el acento hacia la segunda parte (habló de la relación de amor entre sus papás).

No sé por qué, pero eso funciona. Ahora, volviendo al "ver", la pregunta está en si él no veía (al papá hablar de amor) o si efectivamente el papá no lo hacía (hablar de amor). Pero en ese minuto la pregunta no surgió y bueh, no viene a cuento la formulación verbal de la pregunta.
Y eso es lo que pasa con los procesos. O lo que pasa con uno, así, cualquier día, por la vida. Que de pronto se encuentra con cosas nuevas. Pero uno nunca sabe (o rara vez) si esas cosas realmente son nuevas o si simplemente uno no las vio antes.

Toda esta vuelta (latera!!) para decir que cada cual tiene sus propios métodos pa verse. Algunos mirando lo q no habían visto en el otro (q desconozco si es el caso en mi pacientito porque para eso necesitaría averiguar el comportamiento del papá); otros preguntándose insistentemente los por qué de sus actos, como intentando cavar sin pala; otros haciendo canciones; otros yendo al psicólogo; otros escribiendo. Son todas formas más que válidas, lo que de verdad verdad nos interesa es lograrlo. Y, a veces, es increíble cuando se logra.





PD: Canción mamona, I know. Me gusta mucho.
PD: El título de la entrada no tiene mucho stdo, pero me lo dictó la cabeza impulsivamente.

3 comments:

Zamuray said...

Lo importante es darse cuenta de como uno va cambiando (o de las cosas que ahora nos importan más, de la manera que sea. Como dijo sabiamente Muhammad Ali: "A man who views the world the same at fifty as he did at twenty has wasted thirty years of his life. "
Saludos Nigga

Caro said...

Para el público-lector: Ideal leerlo con la canción.
Aunque no entiendo mucho -o tal vez si- lo que has vivido este último tpo, creo que no hay nada mejor que "darse cuenta" que existes, que te pasan cosas y no que las cosas pasan por ti, sin encontrarles sentido más que el estar. Pues afortunada sois, que has visto tu propio ser -a veces hasta puede ser a través de alguien más- en tpos de crisis (!)

Negro Hagar said...

El observador y lo observado son lo mismo. Mirando, vemos que simplemente nos movemos por danzas de realidades: ver cuán feliz me pone mirarte, ver la pena por algo que escuché decir de uno a otro, ver el estallido visceral del terror de una película.... ver, ver, ver......
no se acaba el ver...... el oler, el respirar.....
todo lo mismo. Qué alivio escribir y poder ver, invocar, pensar, añorar.
Cambiamos, seguimos, cambiamos.....